Abortar en Mxico
Mifepristona (Zacafemyl)

¿Por qué usar Mifepristona (Zacafemyl) para abortar?

 

Desarrollada en Francia por los laboratorios Roussel-Uclaf, el compuesto RU-486, mejor conocido como mifepristona, ha sido desde hace más de 30 años un método eficaz y seguro para la interrupción del embarazo cuyo aporte, más allá del médico, fue empoderar a la mujer desde su aprobación y distribución gratuita en 1988.

Debido a su éxito y probada efectividad, a los pocos años se inició su comercialización en diversos países europeos y en los Estados Unidos, donde posteriormente pasó a México en el año 2011, en donde puede encontrarse bajo el nombre de Zacafemyl.

¿Cómo funciona el Zacafemyl?

Se trata de un compuesto sintético esteroideo que interrumpe la gestación al bloquear en el organismo la acción de la progesterona, hormona femenina cuya función durante el embarazo es la de favorecer la implantación del óvulo dentro del útero y proteger el endometrio para la formación de la placenta.

Aunado a ello, sus propiedades lo hacen un fármaco que puede emplearse para el tratamiento de miomatosis uterina (pequeños tumores benignos dentro de la matriz), vaciar el útero en caso de muerte fetal y resulta útil para inducir la labor de parto, además de que, en pequeñas dosis, funciona como pastilla de emergencia para no quedar embarazada si se toma pocas horas después del coito.

Administración de la Mifepristona

La posología de esta sustancia con la finalidad de interrumpir el embarazo debe ser determinada por un médico especialista para evitar riesgos por dosis baja o alta, el tiempo de gestación y otras condiciones de salud particulares de la paciente.

En la publicación “Aborto sin riesgos: guía técnica y política para sistemas de salud”, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso de mifepristona oral seguida de Misoprostol (Cytotec) uno o dos días después, sin embargo, el primero de ellos puede ser utilizado por sí solo en dosis de tres tabletas de 200 mg cada una para lograr los mismos resultados.

La razón por la que se sugiere esta combinación se debe a que la mifepristona facilita la acción del segundo medicamento, cuya función es la de ocasionar contracciones para expulsar cualquier tipo de tejido gestacional que haya quedado atrapado en el útero.

Contraindicaciones

En algunos casos específicos, debe evitarse el uso de esta medicina, siendo los más frecuentes los que se presentan a continuación:

  • Asma severa o no controlada.
  • Porfiria congénita.
  • Presencia de dispositivo intrauterino (DIU) o embarazo ectópico.
  • Medicación con fármacos que interfieren en su absorción, tales como ketoconazol y eritromicina, que potencian la acción de la mifepristona, o dexametasona, rifampicina y algunos anticonvulsivos, que reducen su efectividad.

Por último, cabe mencionar que en casos en que la paciente padece de anemia o desnutrición, así como otras afecciones que mermen su salud como insuficiencia renal o hepática, la mifepristona debe administrarse tomando precauciones especiales.

Efectos secundarios

No suele presentar efectos adversos, aunque existen algunos que en casos aislados podrían suscitarse. Algunos de ellos son:

  • Urticaria.
  • Alergia.
  • Cansancio, fiebre y escalofríos.
  • Presión baja.
  • Insuficiencia hepática o renal.
  • Sensibilidad mamaria.
  • Afecciones en el endometrio y las trompas de Falopio.

Mifepristona (Zacafemyl): Precio

En México, el precio del Zacafemyl se encuentra en alrededor de los 700 pesos por tableta, dependiendo en dónde se adquiera y si el medicamento es genérico o de patente. Su compra requiere de receta médica.

Recomendaciones y uso en México

Aunque la mifepristona es un método de interrupción legal del embarazo (ILE) económico, seguro, sin muchas contraindicaciones y que no precisa hospitalización, lo mejor es que sea un doctor quien lo prescriba para que se administre en la dosis correcta.

Su uso en nuestro país se encuentra autorizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y cuenta con más de diez años de estar avalado por la agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

En la Ciudad de México, numerosas clínicas particulares de aborto tienen al Zacafemyl como fármaco indispensable gracias a su efectividad del 99 por ciento siempre que se suministre antes de concluida la séptima semana de gestación.

Es importante mencionar que, debido a la penalización del aborto en la mayor parte del territorio nacional, existen personas que venden estas y otras pastillas abortivas de forma ilegal, más estas suelen ser imitaciones o estar caducadas, por lo que es indispensable que acudas a un centro de salud para que no te arriesgues.

Si tienes dudas acerca de las opciones que tienes para interrumpir tu embarazo de manera voluntaria, en Abortar en México podemos ayudarte a encontrar la clínica que más se adapte a tus necesidades y el método más conveniente para ti, cuidando siempre de tu salud y seguridad.